Modela tus uñas

Las uñas son protectores naturales que resguardan los dedos de agresiones externas, además de añadir una mejor funcionalidad dinámica a las manos, al servirnos para aliviarnos picores, abrir latas o pequeños objetos o simplemente para presumir de unas manos más bonitas. Se trata de pequeñas láminas formadas por varias capas superpuestas que se reproducen creciendo longitudinalmente.

Aunque dependiendo de la persona se pueden llevar cortas o largas, lo ideal es mantener su extensión de manera moderada. Con ayuda de una lima podemos conseguir diferentes resultados: unas uñas ovaladas, en forma de almendra o rectangulares, o simplemente a ras del dedo, pero sin cortar demasiado, ya que podría ser doloroso e incluso generar infecciones.

En el caso de los pies, la higiene es también muy importante, ya que al pasar la mayor parte del tiempo cubiertos con zapatos, las posibilidades de que se infecten las cutículas son mucho mayores. Para evitarlo, lo mejor es pulir los bordes con el fin de evitar enganchones en medias o calcetines, y llevarlas correctamente recortadas. Esto no quiere decir que no podamos echarle imaginación y pintarlas de colores o acudir a un especialista para que nos haga una bonita pedicura.