La manía de morderse las uñas

La onicofagia es la manía de comerse las uñas de forma compulsiva. Suele afectar a las personas nerviosas y, en los casos más graves, se presenta incluso durante las horas de sueño.

El resultado suelen ser unas uñas pequeñas, feas y muy débiles, ya que generalmente es una manía que nos acompaña desde la niñez/adolescencia.

Las uñas de gel o porcelana son una gran solución para este problema, ya que a diferencia de otras soluciones como por ejemplo los esmaltes amargos, de breve efectividad, impiden en la práctica que se puedan morder.